Pulsar FM 107.3 FM

Pulsar FM 107.3 FM, Online Pulsar FM 107.3 FM Radio en vivo internet
saber que era una neumonía. Pero su madre ha debido cuidarlo. Seguro que ha tomado sus remedios y está curado, el muchachote. Así es. Gracias. ¿El Sr. Aydin no viene con usted? No, he venido sola. ¿Ah, sí? Pues sea bienvenida. Debe tener frío. Está helado. Hay té Radio ¡Sevda! Voy a ver en la cocina. No se moleste. Se lo ruego. ¿Estás trabajando? ¿Es así? Sí. ¿Qué es? Matemática. ¿Te gusta la matemática? Sí. ¿Qué te gustaría ser? ¿Ingeniero? No. ¿Entonces qué? Policía. ¿Por qué? Buenas noches, señora. Buenas noches. ¿Quién es usted? Mamá, es la Sra. Nihal, la esposa de nuestro ropietario. ¿Trae la tele de vuelta? No, Mamá. Ésa es otra historia. Ven, Mamá. Yo miraba al imam. Quiero mi tele. La Sra. Nihal no ha venido a eso. Viene a visitar a Ilyas. ¿Te duelen las rodillas? Mucho. Hay que cubrirlas. No quiero. De acuerdo. No me llevan al médico. No nos hagas dar vergüenza delante de la Sra. Nihal, Mamá. No has querido ir. Había demasiada gente. No quiero ir allá. Quiero un médico privado. Pero en fin Radio Te he propuesto llevarte. Donde nuestro primo Samet Radio ¿Te olvidas lo que me hizo su madre? Su madre, es su madre. Él es el doctor. Quiero que venga un médico aquí. De acuerdo, haré venir a uno. Vendrá a ocuparse de mi madre en su propia casa. Sevda, tráeme mi rosario. Lo siento. Por favor. De jóvenes, nos enseñan el respeto, más tarde, la compasión. Dios bendiga a nuestros mayores. Si la juventud supiera, si la ancianidad pudiera Radio No quiero quitarle mucho tiempo. Quisiera hablarle. Se lo ruego. ¿Desea que sea en privado? Claro, ¿por qué no? Podemos ir al lado, pero puede hacer frío. No importa. Vamos. ¡Sevda! Pon unos leños en la chimenea. Llevo su té. Gracias. Por favor. ¿Cuántos cuartos tienen? Había dos. Agregamos éste. Con el permiso de su finado suegro, el Sr. Sami. Ahora hay tres cuartos. Ésta es mi habitación. Hace más frío. Hemos hecho una chimenea. Cuando el invierno es duro, la enciendo. Por fortuna, no este año. Es verdad. Sr. Hamdi, quisiera pedirle algo. Se lo ruego. Su joven hermano, el Sr. Ismail Radio Mi hermano mayor Radio Ah, perdón. ¿Qué hace él en la vida? No tiene trabajo. Antes, estaba en la mina, en Tozlu. Pero desgraciadamente, ha tenido problemas. Ha purgado seis meses de prisión. Y desde entonces está desempleado. Si puedo permitirme Radio ¿por qué ha estado en prisión? ¿Qué ha hecho? Es verdaderamente difícil para mí. Quisiera que no nos viera de esa manera. Pero no le voy a ocultar lo que Dios ya sabe. De todas maneras habrá corrido el rumor. Había unos crápulas que acosaban a su mujer, Sevda. No lo supimos sino más tarde. Una noche, oí que Ismail se había levantado con gran ruido. Corría por la calle tras unos muchachos. Me da vergüenza decirlo Radio Acababan de robar del cordel la ropa interior de Sevda. No pudo atraparlos. Esa noche él castigó a Sevda. La pobre ni siquiera se había dado cuenta. Al otro día, en el mercado, al cruzarse con Ismail, esos crápulas se burlaron de él. Ismail sacó su cuchillo e hirió a uno. Por eso le dieron seis meses. Siempre ha sido un poco salvaje. No es del tipo que se deja acercar. Desde la prisión, está aún más desconfiado y más fiero. No le habla a nadie del pueblo. Ha provocado su propio rechazo. Se ha encerrado en sí mismo y se ha puesto a beber. Pero no en la casa. No trabaja. Hemos debido pagar la operación y las indemnizaciones a esos tipos. Estamos muy endeudados. Como no tenemos más que mi salario, es difícil. No hemos podido pagar el alquiler. Comprendo bien al Sr. Aydin. Le hemos creado problemas con estos meses de atraso. Pero espero encontrar un segundo trabajo. Comprendo. Espero que se arreglará. Justamente, mi visita tiene relación con eso. No quiero retenerlo, es tarde. Tome esto y acéptelo. ¿Qué es? Ábralo. ¿Qué es? No me malentienda. Quiero darle este dinero. Tómelo, por favor. Sí, pero no entiendo. ¿Por qué este dinero? ¿Por qué nos lo da? No se preocupe. No quiero nada a cambio, ni que me lo devuelva. Acéptelo como una ayuda de amigos. Lo siento, Sra. Nihal. No sé qué decir. Es una gruesa suma. ¿Cómo puedo aceptarla? Casi alcanza