Amor 94.3 Fm

Amor 94.3 Fm, Online Amor 94.3 Fm Radio en vivo internet Añadir a su sitio. ¿Y eso por qué no me lo has contado tú antes? ¿Para qué? ¿Para recibir tu bendición? Pregúntale a Vicente los detalles. Te juro que nunca había estado más sobrio, Txomin. A las horas tuve que retratarme de lo que había dicho. Desde entonces soy un apestado. Aunque seguro que me están preparando un funeral % 35 abertzale. ¿Quieres dejar de hablar de la muerte, hombre? La muerte no me preocupa. Solo me preocupan los que dejo aquí. La ama, Leire, Ane, tú y Gaizka. Sobre todo Gaizka. Ese chaval cada vez se parece más a ti. Se cree que no me entero, pero sé que anda metido en líos. No me jodas que anda con esos. Txomin, tienes que sacarle de ahí. No puedo soportar que mi hijo arruine su futuro. Koldo, ¿tú te das cuenta de mi situación? Es una locura. Sí. Pero ¿a quién más le puedo pedir algo así? Pero tienes a Ane. Ane es lo que más quiero en este mundo, pero no va a hacer nada. Para ella Gaizka es como Bitxor, una especie de Robin Hood que lucha por su pueblo. Bitxor Radio Dentro de poco es el primer aniversario, ¿no? Sí. ¿Qué me dices? ¿Lo intentarás? Es un Garay y tú eres de los que hace lo que sea por los suyos. Lo que sea no. Yo no pegaría tiros. Gaizka no es como esa gente, joder. ¿Qué me dices? A veces hay que plantarse y decir no. No me esperéis despiertos. Chao. Sara. ¿Qué? Ponte un jersey, cariño, que hace fresco. Mamá, estoy apurada Radio ¿Con quién vas? ¿Con quién voy a ir? Con el primo. Ponte un jersey, anda. Aita Radio Haz caso a la ama. Sara Radio ¿Y ahora qué? Ten cuidado con esa gente. Ama, ¿vos te escuchas cuando hablas? Esa gente suena espantoso. Me da igual cómo suene Radio Entiendes perfectamente lo que te digo. No, no entiendo. Tienen una cabeza, dos ojos, dos orejas, una boca. No son marcianos, son personas normales. Hablas como tu padre, Sara. A la quiero verte acostada. ¿Cómo que a la ? ¿Quién viene a la ? ¿Quién viene a la con años, mamá? A la en punto. (Canción en euskera) Ha empezado a darme adentro. No te ha gustado el grupo, ¿eh? Bueno Radio Digamos que no es mi estilo preferido. Pues tienen unas letras cojonudas. Me parece que mi euskera se quedó un poquito atrofiado. Hablan de la situación en Euskal Herria. De los presos, las torturas, todas esas cosas. Guau. ¿Y no tienen canciones de amor los borrokas? ¿Por qué dices eso? ¿Qué? ¿Canciones de amor o borrokas? ¿Ustedes son borrokas? No. Eso es mentira. Eso lo habrás oído tú por ahí fuera. Además, me jode mogollón que digan mentiras. Lo siento. Me parece que metí la pata, ¿no? Nada, no pasa nada. Tú tranqui. ¿Y no tienen baladas románticas? Te oye Arkaitz y te vomita todo el calimocho encima. Estos no tocan baladas ni de coña. Bueno, ya veo que acá somos todos muy machos. No te mosquees, tía. Qué manía con lo de tío, tía. ¿Ustedes son todos sobrinos? No lo entiendo. Cómo me gusta esa vena argentina que te sale de vez en cuando, tía Radio o prima. Sara, llámame Sara. Entonces te llamaré Sara. No Sarita ni nada parecido. A sus órdenes, sargento. ¿Algo más, Karmele? -Sí, ponme medio kilito de anchoas. ¿Son de aquí? -Sí, por supuesto. -¿Sí? Límpiamelas. Hola, Karmele. Hola, ¿qué tal, cariño? ¿Todo bien? Sí, todo bien. Vengo a por un poco de pescado fresco. Esta Úrsula no sabe distinguir un gallo de una merluza. Es que es de pena Radio -Hola. -Hola, Merche, ¿qué tal? ¿Os conocéis? Sí, sí Radio ¿No te acuerdas de ella? Ella es Blanca, la mujer de Txomin. Encantada. Lo mismo, mucho gusto. Txomin, Txomin, Txomin Radio ¡Ah, ya, ese Txomin! Oye, pues tú por el pueblo no andabas mucho, ¿no? Bueno Radio ¿Ahora hacéis vida normal, verdad? Sí, sí, se puede decir que sí. Pues qué bien. ¿Y pensáis quedaros mucho tiempo? Ya veremos, no tenemos prisa. Así da gusto, sin prisas. Ahora vivís más tranquilos, ¿no? Más cómodos, ¿verdad? Oye, ¿tu marido no estaba cuando se montó aquel jaleo de la huelga y hubo tantos despidos? Menudas peleas hubo con la policía. A mí cuñado no le sacaron un ojo de milagro. ¿No te acuerdas, Karmele? -No, no me acuerdo, chica, no sé. Ya nos veremos, Karmele. ¿Te vas? Sí. Aquí la gente solo se acuerda de lo que le interesa. De los demás jaleos no quieren saber nada. Agur. Pero si no comes nada, hija mía. Es que no tengo hambre. Es esta Úrsula, que cada vez cocina peor. ¡Úrsula! -Sí, señora. -Puedes llevarte los platos y traer el segundo. -Niña Radio Es que no me apetece. Muchas gracias. Blanca, ¿qué pasa? ¿Qué te pasa? Te veo ida. No, no, estoy bien. Es el cambio de horario, no sé. No pasa nada. (Teléfono) ¿Quién será? Úrsula, coge el teléfono. No, no, voy yo. ¿Sí, dígame? Hola, Ane. ¿Qué tal? ¿El qué? Ya, comprendo. ¿Cuándo ha sido? Bueno, bueno, tranquilízate. Sí, voy para allá inmediatamente. Venga, hasta luego. Ane Radio (LLORA) Estaba leyendo el periódico, porque siempre tenía que leérselos enteritos. Hasta los anuncios. Y de repente Radio ha empezado a reírse un montón Radio por una tontería. Pero hacía tanto tiempo que no le oía reírse así Radio Su risa es tan contagiosa que yo no he podido evitar reírme también. Entonces Radio ha empezado a sentirse mal. Como sin aire. Como si se ahogara. ¡Quieto, hostias! (Música) Gora, Euskadi.