Exa FM 90.5 Acámbaro

Exa FM 90.5 Acámbaro, Online Exa FM 90.5 Acámbaro Radio en vivo internet Añadir a su sitio. puesto que no eres católico. Se lo suplico. Todo tiene solución. Para poder confesarte tienes antes que entrar en el seno de la Iglesia. ¿Es eso lo que quieres hacer? Sí. Has de hacerlo públicamente. Tu apostasía fue pública. Sí. Libre y responsablemente Radio Libre y responsablemente Radio Radio manifiesto ser mi voluntad Radio manifiesto ser mi voluntad Radio Radio volver al seno de la Santa Iglesia católica, apostólica y romana Radio Radio volver al seno de la Santa Iglesia católica, apostólica y romana Radio Radio haciendo profesión de la fe de que abjuré Radio Radio haciendo profesión de la fe de que abjuré Radio Radio y hacerme así acreedor a los sacramentos Radio Radio y hacerme así acreedor a los sacramentos Radio Radio y a todos los bienes sobrenaturales Radio Radio y a todos los bienes sobrenaturales Radio Radio en esta vida y en la vida eterna, amén. Radio en esta vida y en la vida eterna Radio Amén. (Música sacra) Aleluya, aleluya, aleluya. -Aleluya. -Aleluya. -Aleluya -Aleluya. Aleluya. Por favor. Aleluya. Aleluya, aleluya, aleluya. -Aleluya, aleluya. -Aleluya, aleluya. Ahora puedo oírte en confesión. ¿Prometes contraer matrimonio canónico como es tu obligación como católico? Sí, prometo. Yo te perdono todos tus pecados. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Amén. No. Pero si ya estás casada civilmente, ¿qué más da hacerlo por la Iglesia? Os lo he dicho muchas veces: Miguel y yo ya no nos queremos. Lo nuestro acabó, nos vamos a separar. Pero Ann, él quiere casarse contigo. Sería una boda in artículo mortis, ¿verdad, Piluca? Sí. Él no está en condiciones de saber lo que quiere. Yo sí. Está muy grave. No puedo hacer nada por él, compréndelo. Haría lo que fuese por su vida, pero no le doy la vida casándome. Sería otra mentira inútil. Puede morir o puede salvarse, todo se decide en las próximas horas. Ann, piensa en tu responsabilidad si muere. Si se salva, piensa en mi situación. Señores, por favor, vamos a cerrar. No podemos estar aquí. Tú también apostataste, Ann. ¿Es que no te preocupa? Me preocupa mucho, no te imaginas cuánto. Quiero seguir siendo católica y aquí no me dejan serlo. Eso no es verdad. En mi país me perdonarán sin pedirme nada a cambio. Hija mía, cásate. Sí, quiero. -Ann, ¿quieres recibir a Miguel como esposo y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y así amarle y respetarle todos los días de tu vida? Sí, quiero. El Señor, que hizo nacer en vosotros el amor, confirma este consentimiento mutuo que manifestáis ante la Iglesia. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre. ¿No hay ninguna posibilidad? Ninguna. He esperado a que estuvieras fuera de peligro, Miguel. Me voy a Madrid ahora. ¿Ahora? El avión de "New York" sale de madrugada. En mi estado no conviene dejar los viajes para el último momento. Pero ya estamos casados definitivamente. Nos han casado las circunstancias, no nos hemos casado nosotros. Y prefiero estar casada contigo que ser tu viuda. Aunque me llenes la vida de problemas. Adiós, Miguel. Cuídate. Ann. ¿Y nuestro hijo? No te preocupes, tendrás noticias de él. He dejado de fumar, será mejor para el niño. Oh, perdón. Nada. (Puerta se cierra) No fume. Póngase de pie. Quítese la chaqueta del pijama. Hoy empezamos con los ejercicios de recuperación. Es usted un hombre con suerte. ¿Yo por qué? A otro que hubiera llegado en su estado no le estarían dando ultrasonidos, estarían haciéndole la autopsia. ¡Ay! ¡Ay, ay! Se dará cuenta de que las mujeres estamos en el mundo pata hacer sufrir a los hombres. (RÍE) Vaya, pero si sabe sonreír. (Música alegre) ¡Mamá! ¡Mamá! ¡Ay, hijo! Mamá Radio Soy muy feliz, he esperado tanto este momento. ¿Te ha dicho Mariuca que hemos pintado tu habitación? ¿Y que la morucha tuvo terneros? Ha sido la pintada, mamá. Y Rafa ha sacado muy buenas notas. Eso sí me lo ha dicho porque se quedó asombrada. Pues ya sabes las novedades. Lo que no te ha dicho mamá es que ha encargado misas a don José. ¿? Son los días que viviste en apostasía. Los conté uno por uno. (RÍE) Por unas cosas o por otras siempre acabamos dando dinero a los curas. No seas hereje, mamá. Pasa, hijo. (Música animada) ¿Es esa? No parece muy grande. Pues no, no es muy grande. Por eso cuando veo una ballena, la dejo pasar. ¿Y vas muy lejos mar adentro? Pues verás, yo me interno en el mar, sigo, sigo, sigo Radio Y cuando veo las costas de Inglaterra, vuelvo. Venga, no seas tonto. (Continúa la música) (INAUDIBLE) -¿Qué celebráis? Los días de tratamiento. Una fecha inolvidable. Enhorabuena. Gracias, ya estoy muy bien. Tonto, si no es por eso. (RÍE) (Música romántica) Perdona, ¿te he hecho esperar mucho? No, no. Ah, mira, lo acabo de recibir. Enhorabuena. Has tenido un hijo. Se llamará Miguel. No, no es verdad. Se llamará Michael y seguramente no le veré nunca.