Imagen Querétaro 94.7 Fm

Imagen Querétaro 94.7 Fm, Online Imagen Querétaro 94.7 Fm Radio en vivo internet Añadir a su sitio. ¿Quién? Vamos, no te hagas el loco conmigo. Nada de escoltas. ¿Ni siquiera si te lo pido yo? Por ti hago lo que sea, maitea. ¿Lo que sea? Lo que sea. Me estoy helando, me voy a ir a la cama. No te vayas, quédate un poquito conmigo. Pero ¿por qué? Porque sí. Además, quiero ver cómo está tu madre. Mi madre es fuerte como un roble. No te preocupes por ella que estará bien, seguro. Los fuertes también tienen límite. Familia, ¿se puede? Claro. Me voy a la cama. Creo que Sara te quiere decir algo. Chao. Buenas noches. ¿Qué? Nada, es una tontería. Las tonterías me encantan. Es lo que más me gusta, las tonterías. Qué pavo que sos. También es verdad. Venga, no me dejes con la mosca. ¿Por qué no nos quedamos a vivir acá? Aquí las cosas están muy mal para nosotros, hija. ¿Eso es un no? Te gustaría, ¿verdad? Es que es un lío. Yo nací en este pueblo. Yo siento que pertenezco a esta tierra, que esta es mi casa, pero después vivimos a miles de kilómetros. Y no soy de allá, pero tampoco de acá del todo. ¿Entonces de dónde soy? Ojalá pudiera aclarar tus dudas. Eso significaría que yo no las tengo. Ah, buenísimo, genial. Así no me ayudas nada. Ay, Sara, Sara. ¿Sabes lo que dijo Benjamin Franklin? A ver, qué dijo. Pues tal vez, en una noche como esta, con la misma luna llena en el cielo, el bueno de Benjamin se levantó de su tumbona y dijo: "Donde mora la libertad, allí está mi patria". Creo que sigo igual. Las cosas no han mejorado, Sara. Ya, pero algún día tendrán que mejorar. Ya Radio A mí me gustaría verlo. ¿A vos no? Sí, claro. Yo daría un brazo por ello. O los dos. Sara, te prometo que ya nunca dejaremos de venir por aquí. Porque estas son nuestras raíces y eso no lo puede cambiar nadie, ni siquiera nosotros mismos. ¿Entonces no nos quedamos? No, de momento no, cariño. Y ahora vamos para adentro. No, no Radio Mañana yo tengo que ir al frontón. Sí, sí, sí. ¿Te hiciste chequeo médico? Mira que no quiero ver un espectáculo patético. Soy una apuesta ganadora. Vas a perder, lo sabes. Laum, venga, al choco. Navajas, dame una más pesadita, anda. No te creas que hay mucho dónde elegir. A ver si te gusta esta. Esta. Lenta, ideal para mí. Con esa entrenan los chavales de años. Eo. Hola. ¿Qué haces aquí? El aita. Que se cree un pibe de años. ¿Va a jugar contra algún amigo? No, contra vos. No me jodas. Sí. ¿Y vos cómo te llamás? Yo Rubén, Rubén Martínez Irazusta. Encantada. ¿Qué tal, chavalote? Muy bien, señor. Pero si quiere jugar tiene que esperar, porque esta hora la tenemos reservada siempre Gaizka y yo, ¿a que sí, Gaizka? Gaizka es muy bueno, siempre me gana. Tranquilo, Rubén, que tu partido con Gaizka no te lo va a quitar nadie. He pensado que un partido con tu amigo me vendría bien para ver cómo estoy de forma. ¿Por qué no juegas con Rubén? Nunca se cansa. Si quiere jugamos, señor, a mí me chifla. Estoy convencido, pero prefiero hacerlo con Gaizka. ¿Por qué? Porque a lo mejor puedo ayudarte a mejorar tu juego. Navajas, dame el cesto. Juega con tu tío, ¿qué te cuesta? Si va a ser cuestión de dos minutos. No te pases, Navajas. Venga, echemos una a siete. Para ti será un calentamiento para tu partido con Rubén. ¿Y dejarás de darme el coñazo? Vale, si me dejas como mucho en dos no me vuelves a ver el pelo por aquí, te lo aseguro. Pero como te haga tres tantos, me dejas que te entrene hasta el próximo partido del interpueblos. ¿Qué te parece el trato? De puta madre, porque te vas a quedar en cero. Jugamos con esta. Chaval, ya sabes que las cosas no se hacen así. He dicho con esta. Es igual, no me importa. Que esa es la más rápido, Txomin. Ya lo veo. Nos adaptaremos. Gaizka. Gaizka. ¿Estás bien? Dale. -. ¿Llamo a urgencias? -. -. ¡Dios! -. No pasa nada. No importa, aita. Es muy bueno, Gaizka. Es muy bueno. ¡Vamos, aita! -. Vamos, bien, bien. Tienes mala cara. Estoy de puta madre. (Música) -. Tienes que estirar más el brazo. Si le encoges, la pelota sale sin fuerza. La retienes más que impulsar. Saca. a favor de Txomin. Quiero decir, a favor de Gaizka. ¡Bien, buenísimo! ¿Quieres seguir? ¿Para qué? Has ganado la apuesta. Bien, aita. Sos un ídolo. Ha estado muy bien, Gaizka, muy bien. Gaizka. La suerte de los viejos. El resto de la tarde se lo va a pasar en la cama. (RÍE) Ya veremos. Ahora nos toca a nosotros, ¿vale? -Cojonudo, Txomin, has estado cojonudo. Pero hoy corre menos, ¿eh? Vale. ¿Qué hacemos hoy a la noche? Me da igual. Bueno, voy a mear. -Ya está. -Gaizka, ¿esa no es tu primita? ¿Qué tal, Sara? Hola. ¿Qué, has venido a jugar un rato? No. Ya tuve suficiente juego con lo de esta mañana. Ya, ya veo que no te da miedo ir sola por la calle. Confío en la buena gente de este pueblo. ¿Zigor por dónde anda? Está enfermo. (RÍE) De cascarse pajas. Porque con esa pinta que tiene no folla ni con las vacas de su aita. Qué malo. Qué va. Arkaitz, para ya, que vas a descojonar el columpio. -Pero ¿qué dices, tío? -¿Un traguito? No le des de eso que no le gusta. Vale, pero que lo diga ella, ¿no? Hay que ser solidario con las damas. Que no le gusta, coño. Hala. Tranquilos, chicos. ¿Me das de eso? ¿Porrito? Toma, toma. -¿Ves? A tu primita le va el rollo. (GRITA) ¡Qué miedo!