La Comadre 106.3 Fm

La Comadre 106.3 Fm, Online La Comadre 106.3 Fm Radio en vivo internet Añadir a su sitio. Pues las vacaciones se están acabando. No volverá al colegio. ¿Qué? Traeré de Roma un profesor para ayudar a Elizabeth. Está bien. Ya sé que hago mal. Que eso no es lo convenido, Radio pero esa cría es todo. Es lo único que puede alegrarme los años que me quedan. Y no han de ser muchos, Pablo. Déjame que falte a mi palabra alguna vez al final. Entiendo, pero eso tiene fácil solución. ¿Eh? Traer a Elena. Con la madre aquí, apenas sí quedaría abuelo. Eso se llama egoísmo. Acepto la palabra. Escribe a esa mujer notificándole mi decisión. Y dile Radio Dile que me perdone. Está bien, papá. Pablo. ¿Eh? Escríbele, Radio pero no le pidas perdón. ¿Cuándo llegó esta carta? Hace días. No la remití porque venías a Madrid. Nos enteramos de la hecatombe de la compañía. Os deben mes y medio. ¿Sucede algo? -Claro que sí. ¡No va a suceder! Nunca debí dejar que Marisol fuera a Italia. Lo que tú decías. A esa tonta de Elena, se la van a dar con queso. ¿Quiere callar? -¿Lo decías o no? He engordado un kilo hablando más de la cuenta. ¿No meto la pata? Os doy la razón. El metepatas tiene razón. Efectivamente, no la dejan volver. ¿Y vas a consentirlo? Dicen que no pueden vivir sin ella. ¿Y tú qué? ¿Yo? No sé. A veces pienso que no la tengo ni aun estando aquí. A veces me dan ganas de Radio De liarte la manta a la cabeza y descubrirlo todo. No. Aguanta un poco más, Elena. Hasta que ella sepa verlo no como farsa, Radio sino como sacrificio. -Tiene razón. Es demasiado niña. En unos días, cumple años. Marisol ya es una mujer. Siempre ibas a verla en estas fechas. Siempre, sí. Y se lo gastaba todo en un regalo. Y este año, ¿qué? Ni para el regalo hubiera tenido. Ese día tú no debes faltarle. Pienso escribirle. Es poco. Tiene que oírte. Me lo ha regalado un admirador. Es el último modelo. Meteremos tu voz aquí y Radio Venga, sí. ¡Ánimo, Elenita! A ver si te acuerdas de esto. Para tu hija, Elena. Ay, luna, ¿estará ya en el cielo Radio que alumbra resplandeciente? Sus rayos son como el faro Radio de los rizos de tu frente. Por eso, mi rubia buena, Radio te pido un solo cabello Radio para hacerme una cadena Radio y colgarla Radio de mi cuello. Rubita. Rubita mía. Yo viene marzo con flores. Y con rosas, Radio viene abril. Rubita. Rubita mía. Ya viene con mis amores Radio ¡Marisol! ¡Felicidades! ¡Mira lo que te traigo! Perdón, señor. Pero, ¿qué pasa? "Nothing". Dejad eso ahí y marchaos. ¿Quién canta? "It's the girl's mother. Quite a sentimental situation". Y en abril. Pobre mamá. El abuelo tose Hola, abuelito. Hola, Marisol. Vengo de la ciudad, ¿sabes? "Hola, hijita. ¿Me oyes? Me oyes, ¿verdad?" Sí, mamá. "Felicidades, Marisol. Hoy cumples años. No nos veremos como siempre, pero Radio acuérdate de mí, Marisol. ¿Te acordarás?" Sí, mamá. "Este invierno no podré ir a verte al colegio. Tengo un contrato para América". Estupendo. "Un contrato muy importante. He pensado que te quedes con el abuelo. Si al abuelo no le importa. Díselo tú. Sé buena con él y quiérele mucho. Muchos besos, Marisol". Adiós, mamá. Me Radio Me acuerdo siempre de ti. Pues se ha terminado, Marisol. Sí, tío Pablo. El abuelo tose ¡Ah! ¿Qué me traías, abuelo? Nada. Unos regalos. Todo lo que tú me habías pedido. ¿Todo? ¡Qué bueno eres, abuelo! ¿Tú crees? Sí, muy bueno. ¿Has oído a mi madre? No pienso hacerle caso. ¿Verdad que debo ir a verla antes de que se vaya? Pues Radio ¿Eh? Niños cantan ¿Oyes a los de tu pandilla? Los he visto al venir. Traen un cartel muy grande que dice: "Felicidades, capitán". Ahora no quiero verlos. Dígales que rompan filas, señorita Elizabeth. "All right". Que su capitán les da permiso hasta la tarde. Gracias, abuelo, por tus regalos. Deben de ser estupendos. Con el magnetofón, he recibido una carta. ¿Quieres leerla? No, señor. ¿Qué dice? Tómala. ¿No has oído que no me interesa? Perdona, se muestra comprensiva y acepta tu decisión. Su carta me ha conmovido. Cuenta tristezas. Lo triste es lo que no dice. ¡Ay! Quizá sea mejor que no la leas, si deseas mantener Radio tu postura. Desde luego, no se le puede negar Radio talento a esa mujer. Me ganó a aquel hijo. Tiene el cariño de esa nieta y te está convenciendo a ti. ¿Quién me queda entonces? Ella. ¿Cómo? Es la única que te da la razón. No llores, Marisol. ¿Que no llore? ¡Qué líos tengo, Taya! ¿Líos, tú? Antes yo no quería más que a mamá Radio y con quererla ya estaba todo. Ahora quiero al abuelo y te quiero a ti y al tío Pablo. Y mamá está allí y vosotros aquí. Un lío. Lo que yo te decía. A la pandilla no la puedo dejar sin capitán. Tengo ganas de ver a Inés. ¿Quién es? Mi mejor amiga del colegio. Ella no tiene mamá. Su papá se casó otra vez. Lo de siempre. Y a Polola. ¿Otra compañera? Le contaré lo de aquí para que rabie. Que vivo en un palacio Radio y que por mi cumpleaños mi abuelo me regaló Radio ¡Ay, Taya! ¿Qué pasa? No sé qué me ha regalado. ¡Pues anda! ¡Toma, abuelo! Todo me gusta. El tren, las flechas, coraza para la guerra y el rifle es bárbaro. Sí. ¿Dispara de verdad? Como un cañón. Ya verás. Y cinco tiros. Es de repetición. ¡Qué contenta estoy! Yo también. Pensé que no te hacían ilusión mis regalos. Ni los miraste.