Radio Juventud 101.9 Celaya

Radio Juventud 101.9 Celaya, Online Radio Juventud 101.9 Celaya Radio en vivo internet Añadir a su sitio. que vivir de lo que hasta entonces era una diversión. Carlos no quería que yo renunciase a mi pasado. Y aquí tenía mi fotografía. Y aquí la tendrá si Dios quiere. Quiero que no veas en mí a un enemigo. Gracias, Pablo, por Radio ¿Por qué? Por haberme tuteado. No olvidaré que, aun en secreto, pertenezco a la familia D'Angelo. Te lo prometo. Sí, Elena. ¡Cómo te conocía sin haberte visto! ¿Y te hablaba de mí? Sí. De vuestras andanzas de mayores, Radio de vuestras cosas de pequeños. Me contaba Radio Me contaba de un día en que Radio os escapasteis a la aldea de allí porque había fiestas. Y Carlos, tu marido, le cogió a papá, liras. Sí, pero fuiste tú el inductor. Y tú, el que se las gastó casi todas. Te compraste Radio Fue Carlos quien compró un sable y una corneta para hacerme la guerra. Pero tú le desarmaste en el camino. Le gané la a. batalla. Y el sable y la corneta eran motín de guerra. Nos peleábamos siempre, pero nos queríamos mucho. De niños y de mayores. A pesar de que te conocía sin haberte visto, Radio me diste mucho miedo al verte. Ahora, ya no. Ahora ya me pareces el hermano de Carlos. Gracias, Elena. Lo que no comprendo Radio es por qué, por a. vez, no fue sincero conmigo. ¿Por qué me ocultó a mí también su última travesura? Yo le hubiera entendido al conocerte. Ahora si miro alto al cielo, Radio que he visto a mi Andalucía llorando. Llorando y mirando al cielo, Radio las lágrimas que caían Radio no llegaban al pañuelo. Que una la recogía. O tirar por Grazalema, Radio no sé si marcharme a Ubrique Radio O tirar por Grazalema. O al calamar, los Gazules Radio o al Alosno, que es mi tierra. No sé si marcharme a Ubrique. Y desde entonces, iba a acabar en el Cabo. Desde entonces, será que iba a ser Cabo de Radio Lo siento, Marisol. Acabas de perder los premios de este curso. Sí, sor Consolación. ¡Viva las vacaciones! TODAS: "¡Viva!" ¡Fuera la regla de tres! TODAS: "¡Fuera!" ¡Viva los premios! -¡Viva! ¿Aspiras a alguno? -¡El de largarme! Este año tampoco sales, ¿verdad? Tampoco. Debe de ser una lata pasar el verano con las monjas. Yo iré a Mallorca. El Cadillac blanco lo llevaremos embarcado. Iremos en un cuatrimotor desde Barcelona. Nos ha sacado los billetes mi tío. Es comandante de aviación. Si puedo, te escribiré. Yo no pienso como Polola. No se debe pasar mal aquí. Preferiría quedarme Radio más que ir a la playa con Radio ¿Con quién? Mi papá se casó otra vez, ¿sabes? ¿Ella no te quiere? No lo sé, pero no es mi madre. La mía me quiere mucho y yo la quiero más que a todo. ¿Por que no te lleva con ella? Viaja siempre. Es artista. Canta. ¡Como tú! ¡Mucho mejor que yo! Canta en los teatros de todo el mundo. Y le aplauden mucho. Más que a nadie. Pero no lo digas. No saben que ser artista es algo muy importante. Tal vez mi madre no quiere que lo diga para que no me tengan envidia. Tú no lo dirás, ¿verdad? No. Y tú no les digas tampoco que Radio ¿Qué? Que mi papá se casó otra vez. Buenos días, Pablo. Buenos días, Elena. ¿Cómo estás? ¿Has descansado del viaje? He dormido. Es una locura venir desde Roma de un tirón. En esta fecha, todos los años sé que puedo encontrarte aquí. Luego, echas a volar y Radio Dime, ¿has pensado en lo que te propuse? He pensado que, de todos modos, los veranos no podré Radio estar con ella si no quiero que descubra mi verdad. Ya sabes que ocurrirá aunque te empeñes. No, Pablo. Para Marisol, acepto todo lo que tu padre quiera darme. Para mí, nada. Puedo ahorrar lo que cuesta el hotel cuando vengo a Málaga a verla. Luego, los sacrificios y las miserias son sólo para mí. Hasta el mal rato de pedir prestado todo esto. Te comprendo, Elena. Pero nunca debiste comenzar esa farsa. Me horrorizaba que Marisol se sintiese inferior a sus compañeras. Era un colegio de mucha categoría. Y ya no puedo renunciar a mi papel. Bien, Pablo. Vamos cuando quieras. Y por último, Premio de Honor en conducta y educación, Radio a Inés Mezqui. Y con estos premios, ha terminado otro curso. Algunas no volverán. Han terminado y van a enfrentarse con la vida. A ellas, una súplica. Que no nos olviden. Y para ellas, y en su honor, escuchemos nuestro adiós al colegio. Adiós al colegio, adiós. Adiós al colegio, adiós. Yo prometo Radio en juramento Radio que siempre en mi pensamiento, Radio tu imagen he de llevar. Adiós. Adiós, adiós. Cuando vueles por el mundo, Radio palomita mensajera. Adiós, adiós, Radio adiós. Piensa en todo, que aquí tienes quien te quiera. Adiós al colegio, adiós. Adiós al colegio. Adiós. Yo prometo Radio en juramento Radio que siempre en mi pensamiento, Radio tu imagen Radio he de llevar. Y ahora, el mejor premio, Radio el abrazo de vuestros padres. ¡Mamá! ¡Hija! ¡Marisol! ¡Mamá! Tío Pablo, no sabía que venías. Aquí estoy. ¡Mamá! ¡Hija! Oiga. -Me había olvidado. Ha llamado tu padre desde Madrid. Tiene mucho trabajo. No puede venir. No te preocupes, lo pasarás bien con nosotras. Marisol, ¿cómo es que este año no has ganado ningún premio? Me los quitaron todos de una. ¿Por qué? Porque la otra noche me pillaron Radio ¿Qué hacías? Cantar y bailar. ¡Vaya por Dios! No es pecado, ¿verdad? No lo es. Pero a tu abuelo,