Stereo 95 - 95.1 Fm

Stereo 95 - 95.1 Fm, Online Stereo 95 - 95.1 Fm Radio en vivo internet Añadir a su sitio. Yo me tengo que ir. Se me hizo tarde. Muchas gracias, tía. Me gustaría que vinieses con nosotros al homenaje. (SUSPIRA) No creo que pueda. No sé. Será algo sencillo, entre amigos. (SUSPIRA) Tranquila. ¿Por qué nadie me habló de Bitxor? Bueno Radio A ver. Ya está. No. Niña. ¿Ha tomado toda la ensalada? Sí, se la comió todita. Dice la señora Carmen que igual se levanta más tarde. Bueno, por lo menos ahora tiene mejor cara, ¿no? Está bien. Gracias, Úrsula. Ya puedes irte. Permiso. (Puerta) No vuelvas a repetir ese nombre en nuestra presencia, Sara. La tía Ane me contó lo que le pasó al tío. Y me Radio Y tampoco quiero que vuelvas a esa casa. Ama, no me podés pedir eso. Claro que puedo. Por supuesto que puedo. No quiero volver a verte con nadie de esa familia. Ama, ¿me dejás Radio ? ¡Con nadie! ¿Me oyes? ¿No vas a decir nada? Por favor Radio ¡No hay pero que valga! (SUSPIRA) Te llenará la cabeza de mentiras. Blanca. Blanca, por favor. Sara ya es mayorcita para pensar por sí misma, ¿no te parece? (SUSPIRA) ¿Y tú? ¿A qué juegas con Gaizka? Haces de hermanita de la caridad con él, ¿para qué? ¿Me lo puedes decir? Blanca, por favor, ¿quieres calmarte? ¿Que me clame? ¿Cómo? Dímelo. ¿Quieres saber quién era Bitxor? Un asesino a sueldo. Eso era. Por favor. Una mala bestia que no dudaría en pegarle dos tiros a tu aita. Por favor. Como a Germán y al próximo desgraciado. Blanca. Así era Bitxor. (SOLLOZA) Los que le defienden son peores aún. Esa gente está llena de odio. De odio puro. Les miras a los ojos y lo único que ves es odio. Aunque te sonrían y sean amables contigo te odian con todas sus fuerzas. ¿Y sabéis una cosa? Yo también les odio. Les odio a todos. ¡Basta, joder! (LLORA) (LLORA) Y yo no quiero. De verdad que no quiero. (LLORA) Pero, ¿qué podemos hacer, Dios mío? ¿Qué? Oye, ¿jugamos o qué? Es que me aburro mucho. Lo has preguntado veces y las veces te he dicho que no. El señor no va a venir. Sí vendrá. No, no vendrá. No vendrá, no vendrá. ¡Eh! No empieces. No vendrá, no vendrá, no vendrá Radio Rubén, deja de rayarte Radio Esperadme aquí, no hace falta que bajéis. ¿Y por qué no? Haced lo que os digo. Llevo dos días esperándote en el frontón. ¿Para qué? ¿No me ibas a entrenar? (IRÓNICO) ¡Ah, sí! La maldita apuesta. ¿Sabes una cosa, Gaizka? Se me han quitado las ganas. ¿Qué pasa? Que no me quieres entrenar, ¿no? ¿Acaso te importa? Creía que los tenías bien puestos. ¿El qué? ¿Los cojones? ¿Eh? Los cojones no lo son todo en el mundo. Venga. Vete con tus amigos y con tu de vida y no nos molestes más, por la cuenta que te trae. (Música dramática) (SUSPIRA) (Risas y conversaciones) (TELEVISIÓN) "Venga, sube. Venga, ahora vas tú. Lanza bien el brazo, hombre. Eso". (RÍE) Les tienes bien. (Música melancólica) (Pelota) ¡Eh, Gaizka! Tu tío es un rajado, ¿eh? Te ha dejado tirado antes del partido. Vamos, un rajado de cojones. Vale ya, ¿no? Si quieres, te puedo entrenar yo. (RÍEN) Ríete, pero a pelota soy el puto amo, ¿eh? Pregúntame lo que quieras. ¿Tú? Pero si no eres capaz de correr ni metros seguidos. Te hago una carrera cuando quieras. Robus se entrena por las noches. ¿Verdad, Robus? Tú tienes ahí un poco de lío, ¿eh? Puede. Con la edad vas perdiendo vista, pero la cabeza me sigue funcionando. ¿Seguro? Sí. Hola, señor. Ya tenía ganas de verle. Hoy juega conmigo, ¿a que sí? ¿A que sí, Gaizka? No hay Dios que te entienda. ¡Hale! ¡Vamos! ¡Vamos, chavales! (Música emotiva) ¡Venga, va! ¡Bien! ¡Venga ahí! ¡A ver¡ ¡Eso! ¡Mata! ¡Bien! ¡Vamos! (Música emotiva) Venga, no me esperes. (JADEA) (RESOPLA) (RÍE) ¡Estoy reventado! (SUSPIRA) ¿Por qué lo haces? ¡ de ventana! Espera. Espera. (RESPIRA HONDO) No aguanto más en este pueblo. Me ahogo. Solo hasta el sábado. Gaizka tiene un partido y quiero estar a su lado. Son solo cuatro días, Blanca. Aquí no nos quieren, Txomin. ¿Contra cuántas paredes tienes que chocar para darte cuenta? (SUSPIRA) Tengo que hacerlo. Se lo debo a Germán. Se lo prometí a Koldo. "Sácale de ese mundo", esas fueron sus palabras. Ya. ¿Y de que puede servirle un partido de pelota? (SUSPIRA) Pues, probablemente de nada. No lo sé. Txomin, ¿de verdad crees que puedes cambiar las cosas? Te compensaré, maitea, te lo prometo. Son solo cuatro días. (SUSPIRA) Y seremos una familia normal, ¿verdad? (SUSPIRA) (Música emotiva) (LLORA) (Canción en euskera) Muy bien, ama esta jugando conmigo. ¡Ah! Mirá vos. Hola, Sara. Hola. ¿Qué tal, Blanca? Hola. Tenemos un retrato pendiente. Sí, estuve ocupada. Hoy es el homenaje, si te apetece. Vámonos, Sara. Aita nos está esperando. Es a las :, aquí, en la plaza. A Sara no le interesan vuestras reuniones. Mamá. Ella es la que decide. ¿Y si decide no ir? ¿La señalaríais con el dedo? Mamá, tranquilizate y dejá de decir pavadas, por favor. No importa, Sara. Siento mucho que te lo tomes así. Estaría bien que volviésemos a ser amigas. Creo que nunca lo fuimos. ¿Vienes o te quedas? (RESOPLA) Comprenderé que no vengas. Tranquila. Hoy es jornada de lucha. Hay carteles por todo el pueblo. ¿Seguro que no has quedado? El trato era entrenarme, no hacer de picoleto. Solo quiero que me contestes. Estoy hasta los cojones del tema.