La Picosa 1180 AM

La Picosa 1180 AM, Online La Picosa 1180 AM Radio en vivo internet Añadir a su sitio. Profesor Bartolotti. Soy enemigo de la instrucción en masa. Y creo además que no resistiría el colegio. ¿La niña? No, yo. Separarme de ella es algo superior a mis fuerzas. Confío a usted junto con la señorita Elizabeth Radio la formación de Marisol para que sea digna de esta casa. Sí, señor conde. No la fuercen mucho. Conviene que le quede tiempo Radio para que disfrute del cariño de su abuelo. Siempre está de vacaciones. Hola. Mi hijo Pablo. Capitán de navío. Muy gracioso. Se le acaba el permiso. Tanto gusto. El nuevo profesor de Marisol, ¿no? Sí, señor. ¿Sabe usted bailar? ¡Por Dios! Aprenderá. Señor conde. ¿Qué? Su nieta. Ahí la traen. ¡Marisol! ¿Qué ha pasado? Se cayó de un pino al suelo. Trae, trae. Corre al pueblo. El médico. Marisol, hija mía. ¿No me oyes? Escúchame. Se ha movido. Creo que vuelve en sí. Se ha movido. -Sí. ¿Estás ahí? Abuelito. Ya habla. Bendito sea Dios. -"Yes". ¿Verdad que estás ahí? Sí, a tu lado. ¿Cómo estás? Muy mal. A lo mejor me muero. No, no digas eso. Te pondrás buena. Te pondrás buena. Jugaremos a batallas. ¿Verdad? Claro, a batallas. -"Yes". Abuelo. ¿Qué? Por si yo me muero Radio No hables así. Quiero que me prometas Radio Sí, mi vida. Que me des tu palabra Radio Te doy mi palabra. De honor. Sí, de honor. Y de general. También. Y no te volverás atrás. No. Dime qué quieres, Marisol. Ir a España. Ver a mi madre. Irás a España, verás a tu madre. Lo prometo. Entonces ya puedo ponerme buena tranquila. Deprisa, doctor. Deprisa. Con barro. -Cayó en un charco. Claro, por eso. ¿Y heridas? Ninguna. ¿Conmoción cerebral? No creo. Cálmese. Ha vuelto a perder el sentido. Se reanimará enseguida. Le pondremos este inyectable. Es muy doloroso, pero pinchando hondo Radio ¡No, banderilla no! ¿Te encuentras mejor? Sí. Se encuentra muy bien. Ha sido la inyección. Las inyecciones dolorosas con aguja grande son infalibles. Ojo clínico, doctor. Has estado estupenda. Hale, hale. A la orden, capitán. Chicos, retirada. No se preocupe ni por ella ni por mí. Venir aquí es siempre agradable. Soy médico y amigo. Adiós, doctor. Acompáñale. Sí, papá. Cumpliré mi palabra. Te irás. Rómulo. ¿Señor? Dile al chófer que saque el coche. Salgo de viaje. Voy a preparar la maleta. No es necesario. Voy a mi casa del monte. Y que nadie lo sepa. Bien, señor. Hola, papá. Es fantástica esa pequeña. Se ha reído de todos, menos del doctor, claro. Y a ti, Pablo, Radio a ti te ha hecho gracia por lo visto. Hombre, claro, como a ti. Mucha. A mí ninguna. Ha sido una picardía de tu nieta. Le he dado una bofetada y no estoy arrepentido. Pronto lo estarás. No, se ha burlado de mi cariño. Me ha engañado. Tú la engañaste también. ¿Qué dices? Debiste decirle que quería retenerla aquí para siempre. ¿La culpa es de ella o de quien la ha obligado a proceder así? No te consiento Radio Pégame también por lo contrario que a tu nieta. A mí por decir la verdad. Mañana saldréis para España. ¿Lo has decidido? No quiero engañarla más, que sepa la verdad. ¿La verdad de su madre? Sí, esa farsa.¿No te importa la amargura de tu nieta al descubrirla? A ella no le ha importado hacer sufrir al abuelo. Sí, Pablo. Llegué a creer que se me moría, que me dejaba para siempre. ¿Te das cuenta? Desde luego es preferible esto. Que se haya burlado, que me ponga en ridículo, Radio incluso que, que Radio ¿Qué? Que no me quiera. No nos vamos mañana, ¿no? Os iréis. Nunca falto a mi palabra. El coche aguarda en el jardín. Está bien. ¿Adónde vas? No sé, y no volverá hasta que os hayáis ido. ¿No te despides de ella? No podría, por eso me voy. Iba a buscarte, Marisol. ¿Y el abuelo? Quería pedirle perdón. Corre, se marcha. Aún llegas a tiempo. Vale. Deprisa. ¡Abuelo! ¡Abuelo! ¡Abuelito, abuelo! ¡Abuelito! ¡Abuelo! ¡Abuelito! ¿Cuándo se recibió? Cuando llamé a tu pensión. ¿Qué harás?Lo que hace tiempo me anda por la cabeza. Permitir que sepa la verdad y me quiera como soy. Quizá me quiere más por ser tan poca cosa. No pruebes por si acaso. Es demasiado niña para hacerse cargo. Tu cariño tiene ahora competidores. Luego será diferente. Tu casa será ésta mientras estés en Madrid. Gracias por todo. Pero ¿y tú? Seré una amiga que pasa contigo un tiempo. Bueno, si me invitas. ¡Qué buena eres! El caso es que Radio ¿Qué? Le diré que hemos echado al mayordomo. ¿Qué mayordomo? Como el decirlo no cuesta dinero yo le había dicho Radio Bien, tendrás mayordomo. ¡No faltaría más! Se llamaba Dimas. Dimas se llamará. Eso no pide paga extraordinaria. Con paso firme marchad. Marchad a luchar. ¡No! ¡Adiós! ¡Adiós! El paso firme. ¿Qué pasa? Son ellos, los de mi pandilla. Ya lo sé. Siempre tengo líos. ¿Qué líos? Quisiera irme, quedarme Radio No. Y sólo tengo ganas de llorar. Vamos. ¡Míralo! ¡Corre como si fuera él solo! ¡Estúpido! Marisol. "Abuelo". ¿Eh? "¿Me oyes, abuelo? ¿Me perdonas?" Pero ¿qué es esto? ¿Dónde estás, Marisol? "Perdóname. Quizá como eres tan bueno Radio ya me has perdonado. ¿Verdad que sí?" Sí, Marisol. "Me voy muy triste sin despedirme de ti. Bueno. Adiós. Cuando se te haya ido el enfado Radio te digo que te dejo puesta en la cinta una canción mía para ti Radio por si la quieres oír. ¿La oirás?