Radio San Miguel 1280 AM

Radio San Miguel 1280 AM, Online Radio San Miguel 1280 AM Radio en vivo internet Añadir a su sitio. "Voy a llevárselo". Y aquí estoy. Te marchas esta tarde después de comer. Sí, Elena. Llevo días. Y mi estancia en casa de tu amiga no debe prolongarse. Me voy a sentir muy sola. Tú eras el único apoyo en esta situación a la que no veo fin. No debiste desmentirme cuando me atreví a confesar la verdad. Yo te propondría Radio La niña ya te ha visto y puede volver conmigo a Italia. Todo seguiría como estaba. Tú podrías partir para ese viaje de triunfos por América. Y tu hija continuaría viviendo en ilusión. Pero ¿y el abuelo? ¿Se le habrá pasado el enfado con mi pequeña? Eso no debe preocuparte. Si él no quiere tener a su nieta en casa, yo tendré a mi sobrina. Y como hija. ¡Qué bonito sería tener una hija como Marisol!Sí. Mamá no sabe que lo sé, abuelito, y yo sólo te cuento a ti su mentira. Todo lo que tu madre te ha dicho siempre es verdad. Ella triunfaba día a día no para los públicos, Radio sino para algo más importante, para ti y para mí. Y logró mi aplauso, que no es fácil. Esta casa no es suya y el mayordomo no se llama Dimas. Sé que me ha engañado porque me quiere. Pero me ha engañado. No ha habido engaño. Yo me he preocupado de que no lo hubiera. Llevo tres días trotando por Madrid. ¿En Madrid y sin verme? Para poder verte ya siempre, mi vida. Marisol. ¿Dónde estás? Espera, vuelvo enseguida. ¡Voy, mamá! ¿Qué, mamá? Ven, mira. Pues Radio Tu madre y yo queremos hablar contigo Radio para proponerte Radio ¿Qué te parece si te vas a Radio ? Mi padre. Tu padre. Mi abuelo. Oye, mamá, éste es Radio Oye, abuelito, ésta es Radio Ya me lo figuro. Me alegra conocerlo. ¿Qué haces en Madrid y con escopeta? Vengo a decirle a esta señora que ha engañado a mi nieta. Yo quería que supiera la verdad. Sí, fui yo Radio Calla, insensato. Le ha mentido en una cosa grave. El mayordomo no se llama Dimas. Se llama José. Señores. Éste es José. Estupendo. ¡Vaya chabola, abuelo! Puede retirarse. Bien. Elena. ¿Qué? ¿Quieres enseñarme tu casa? ¿Mi casa? Sí. Y mis habitaciones lo primero. Habréis de aguantarme largas temporadas. Las que no estéis allí conmigo. Yo no sé qué decirle, señor conde. No me llames conde, hija mía. No seas cursi. No te lo perdonaría. Abuelo. ¿Qué, hija? Esto es como un cuento de hadas. De ésos en que al final la princesa se casa con Radio A propósito. ¿Y tú, pollito con espolones, qué? ¿Qué de qué, papá? A ver cuando sientas la cabeza Radio y traes a casa una mujer tan mujer como ésta. Si puedo, Radio exactamente igual. Es difícil encontrar a alguien igual. Tendría que dar la vuelta al mundo. Me será más fácil encontrarla no moviéndome de aquí. Al fin has dicho una cosa con sentido común. Creo que entiendo lo que quiere decir tío Pablo. No tienes que entender nada, mocosa. Ha de entenderlo tu madre. Anda, ven conmigo. Te contaré una idea que se me acaba de ocurrir.¿Sí? Tú y yo nos iremos a Italia. ¿Y mamá y tío Pablo? Déjalos, son creciditos. ¿Cómo era aquel himno de guerra? Con paso firme y marcial Radio Sí, la alianza con Barbarroja está en pie. Elena. ¿Qué? Yo no tengo nada que decir. Ellos lo dijeron todo. Bueno, pues si lo han dicho todo Radio Con paso firme y marcial Radio marchamos codo a codo a luchar. Y no se piense nadie rendir. Y no se piense nadie rendir, Radio que es preferible morir. Con paso firme y marcial Radio marchamos codo a codo a luchar. Y no se piense nadie rendir. Y no se piense nadie rendir, Radio que es preferible morir. En fin, lo cierto es que a todos Radio nos ha llegado ese rayo de luz. Bendita sea. ¿Quieres casarte conmigo? Sí, claro, lo que tu digas Radio Tengo que ver a Nettie. Cuidar que no se queme de nuevo con las papas fritas y me funda. Polly Radio Estoy hablando en serio. ¡Mickey Mantle! Topps, . Firmado: Para mi buen amigo Brian. Espere un poco. Brian es mi nombre. Eso es imposible. Todo bien, Mickey Mantle. Ahora Brian, cierra los ojos. Cierra los ojos. Ahora, ¿cuánto pagarías por esta figurita? Mickey Mantle. Topps, . Firmado: Para mi buen amigo Brian. No, escuche. Todo lo que tengo Radio Un comprador nunca debe decir al vendedor cuanto tiene. Si no sabe mentir, entonces debe quedarse callado. La primera regla de una venta justa, señor Brian. Entonces, ¿qué piensas? No puedo respirar. No es tan bueno como parece. Lo compre por teleshop. Mentiroso. ¿Aceptas? Sí. ¿Eso significa que si? Sí. ¿Sí? Sí. No Radio ¡ centavos! Ahora estamos llegando a un acuerdo. No es suficiente, pero es una oferta intrigante de todas maneras. Digamos Radio la mitad del precio, ¿sí? Sí. La mitad del precio es centavos. La mitad que pagas en efectivo. el resto Radio la otra mitad, es un encargo. ¿Entiendes? ¿Un encargo? Una tarea. Más bien un mandadito. Nada importante. Y nadie jamás sospechará de ti. Te lo prometo. ¿Recuerdas las señora que vimos comprando enfrente? Si, Wilma Jerzyk. La granjera. ¿Sabes donde vive? Fuera del carro. Le dije: Salga del carro. Ahora. Ese es tu nombre en la maldita multa, Ridgewick, ¿o es falsa? Estacionó en un lugar para discapacitados. ¿Qué? Un momento, no puede entrar aquí Radio ¿Qué? Un lugar para inválidos. Hablamos antes, Buster Radio ¿Cómo me llamaste? ¿Me llamaste Buster? ¡Me toca de nuevo y lo meto preso! ¡Estoy hablando en serio! ¡Mi nombre es Danforth! Danforth Keeton III Radio a cargo de esta ciudad del coño. Podría despedirlo de la policía en dos Radio En un segundo. Me entiende, ¿Norris? Soy quién le dijo que pusiera la multa. En ese caso es mi error. Jesús, Dan, ¿qué te pasa hoy? ¡Nada me pasa! Estoy harto de los creídos idiotas. Cobardes, estúpidos Radio ¡Basta! Trato de hacer mucho por esta ciudad. He hecho mucho por esta ciudad. Mas bien, yo soy la ciudad. Y estoy harto de esta persecución. No estoy persiguiéndolo, Danforth. ¡El me llamó Buster! Sabe lo que pienso sobre eso. Entonces él se disculpará. No es cierto, ¿Norris? Claro que no. Tu lo harás. ¡Ahora! Discúlpeme. Discúlpeme por llamarlo Buster. Si, nene de mamá. Fracasado Radio Cállese, fumador de cigarros, vendedor de carros baratos. ¡De barcos, idiota! Vendo yates usados de calidad, cretino miserable Radio ¡Cállense la boca! ¡Cállense la boca! Cuando me mude aquí, pensé: qué bueno, me libré de la gran ciudad.