Tu Recuerdo 101.5 Fm

Online Tu Recuerdo 101.5 Fm Radio en vivo internet México. Radios La calidad y la emisión continua. No hay evidencia de un disparo de cerca. ¿Cómo mides la distancia del miedo razonable? ¿Cuáles son los bordes del miedo? ¿Qué te dicen tus ojos? ¿Ves a mi hermano? Saca las cosas a la luz y lo encontrarás. O a alguien que podría haber sido él. Así que, dime, ¿de quién es el miedo razonable? "El cuerpo está frío, el rigor está presente en todas las extremidades. Hay un hoyo de arete en la oreja izquierda. No se observan tatuajes, ni marcas de jeringas. Irises marrones, corneas nubladas, las conjuntivas están normales. El hígado es normal. Los riñones son normales. El corazón es normal". Observé al gran jurado. Miré a los alrededores. Vi quién prestaba atención. ¿Sí? ¿Cómo se puede tomar una buena decisión si uno está leyendo una revista, o haciendo el crucigrama, o conversando? Yo creo que servir en un jurado, y en particular en un gran jurado, es uno de los privilegios más grandes de la ciudadanía en este país. Y uno no debería tomar decisiones basadas en religión, creencias o el color de la piel. Uno debería juzgar el contenido de la evidencia presentada. Yo siento que a ellos no les importó para nada. Y si muero hoy, mañana, o el día siguiente, moriré pensando que nunca les importó, porque mi hijo era un joven afroamericano. Siempre creeré eso. Siempre. Hasta el día que muera. Fue el día de las elecciones y a las cuatro de la mañana, el teléfono sonó. Yo supe, por la hora, que algo estaba mal. Y hubo un día, antes que ella cayera en coma, que pensé que estaba tratando de levantarse en la cama. Y le di mi mano derecha, para Le di mi mano derecha para que ella la tomara con la suya. Pensé que estaba tratando de levantarse. Pero quería jalarme hacia ella. Y Me tomó unos cinco minutos darme cuenta, que yo estaba tratando de que estuviera más cómoda, pero lo que ella quería era que la abrazara. Trastabillaste afuera del taller hacia el patio, donde te caíste. Estabas tirado en el piso, con un hueco en el pecho, y otro en el pulmón. Sentías el dolor, y sabías que nunca más verías a tus hermanas. A tu madre.